¿QUÉ MEDIDAS DE SEGURIDAD HAY EN LAS EMPRESAS PARA EMPLEADOS CON DISCAPACIDAD? - Serlingo Social


MEDIDAS DE SEGURIDAD EN LAS EMPRESAS PARA EMPLEADOS CON DISCAPACIDAD

¿QUÉ MEDIDAS DE SEGURIDAD HAY EN LAS EMPRESAS PARA EMPLEADOS CON DISCAPACIDAD?

Fecha: 27 Abr, 2017  No hay comentarios

El 28 de abril se celebra el Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo. Consiste en una campaña anual internacional para promover el trabajo seguro, saludable y digno. Además, esta misma está destinada a centrar la atención internacional sobre la trascendencia del problema y la importancia de la creación y promoción de este ámbito de seguridad, para ayudar a reducir accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.

El objetivo general de la Accesibilidad Universal en los puestos de trabajo consiste en tratar de conseguir la mejor adaptación posible, de los entornos de trabajo y de los medios tecnológicos de producción. Una cultura nacional de prevención en materia de seguridad y salud en el trabajo implica el respeto del derecho a gozar de un medio ambiente de trabajo seguro mediante un sistema de derechos, responsabilidades y deberes definidos.

Para tal fin, hay que destacar la Ley de Prevención de Riesgos Laborales en su Artículo 25 sobre “Protección de trabajadores especialmente sensible a determinados riesgos” en su Punto 1: “El empresario garantizará de manera específica la protección de los trabajadores que por sus propias características personales o estado biológico conocido, incluidos aquellos que tengan reconocida la situación de discapacidad física, psíquica o sensorial, sean especialmente sensibles a los riesgos derivados del trabajo. A tal fin, deberá tener en cuenta dichos aspectos en las evaluaciones de los riesgos y, en función de estas, adoptará las medidas preventivas y de protección necesarias”.

PREPARACIÓN DEL ENTORNO Y ADAPTACIÓN AL PUESTO DE TRABAJO

Antes de que el trabajador con discapacidad se traslade al centro de trabajo, se debe asegurar que este mismo pueda desplazarse hasta el lugar, acceder a su puesto laboral, a las instalaciones de uso común (aseos, zonas de descanso…) y circular por las instalaciones. Así, habrá que ir eliminando, en caso de que existan, las barreras que le puedan obstaculizar el paso, como bordillos, escalones, etc. Por lo tanto, se deben habilitar el uso de rampas, ascensores y demás ayudas, y tener en cuenta holguras, alcances o zonas de apoyo que pueda necesitar, para ser lo más autónomo posible.

Por otro lado, se debe verificar una correcta adaptación al puesto de trabajo en relación a:

  • Mobiliario, equipos, herramientas y demás dispositivos.
  • Aspectos informativos: horarios, tareas y tareas en equipos de trabajo,…
  • Acogida en el trabajo: información para la plantilla en general, el ámbito de la discapacidad al departamento de Recursos Humanos y tutores internos.
  • Señalización: analizar la forma de ayudar a estas personas a desplazarse por el edificio, así como colocar señales con diferentes aspectos: con contrastes de colores en el mobiliario, advertencias en letras claras y grandes, táctiles y en braille, así como advertencias sonoras. También les ayudará la señalización con colores gráficos e imágenes que sean más fáciles de comprensión.

Cuando existen casos de trabajadores con discapacidad mental, se debe evitar que estos:

  • Realicen trabajos con rotación de turnos, nocturnos o en solitario.
  • Trabajos con maquinaria peligrosa, que requieran medidas de seguridad especiales.
  • Trabajos complejos y poco pautados.

En relación a los Planes de Emergencia, se debe asegurar la integridad y seguridad de las personas con cualquier tipo de discapacidad. Para ello, se debe contar con las personas de apoyo, encargadas de prestar ayuda inmediata. Además, siempre que sea posible, será de gran ayuda y de vital importancia poder diseñar el recorrido de evacuación y ubicar a los trabajadores con limitaciones de movilidad, cerca de las salidas de emergencia.

Por lo tanto, se deben establecer cuáles son las dificultades a las que el trabajador con discapacidad debe enfrentarse en el desarrollo de las tareas que comporta su puesto de trabajo, teniendo en cuenta los aspectos físicos, psíquicos y sensoriales. Además, deberá determinarse por cada persona, cuál es el tipo de discapacidad (física, psíquica, sensorial o derivada de enfermedad mental) y el grado de esta. La finalidad es valorar si es necesario tomar medidas preventivas debido a la existencia de peligros, que si no son controlados, pueden ser en un futuro causa de accidente o enfermedad profesional.

Existen distintas modalidades de empleo protegido, como las que ofrecen los centros ocupacionales (CO) o los centros especiales de empleo (CEE). Pero cuando la discapacidad es leve, y el empleado es capaz de ejecutar las tareas que se le exigen con suficiente autonomía, este puede ocupar un puesto de trabajo (PDT) en un empleo ordinario. Algunas veces, estas personas tienen el apoyo de preparadores laborales, profesionales que acompañan al empleado durante el proceso de adaptación al puesto laboral.

Se distinguen los Premios Nacionales a la Excelencia en Prevención de Riesgos Laborales destinada a las Personas con Discapacidad. Estos han conseguido ser un referente en el mundo de la prevención de riesgos laborales, donde la necesidad de investigación e innovación es todavía un reto. Estos premios pretenden ser una fuente de inspiración y motivación que fomente e impulse el aumento, tanto en cantidad como en calidad, de las iniciativas orientadas a alcanzar una verdadera cultura preventiva ligada a la discapacidad.

Así, cada vez más las empresas ordinarias acogen a trabajadores con alguna limitación o discapacidad. Por este motivo, es tan importante considerar de manera específica las medidas de seguridad y salud en estos trabajadores. Además, la evaluación de estos riesgos en trabajadores con discapacidad, debe ser siempre de forma individual, puesto que cada trabajador tiene un tipo específico de situación.